Consejos para ahorrar con la secadora

Secadora y ahorro

Estamos despidiendo el buen tiempo y toca cambiar las prendas de verano por las de invierno. Con el mal tiempo se acabó colgar la ropa para que secarla al sol, ahora toca echar mano de la secadora para así poder conseguir que las prendas de invierno, que son más pesadas que las de verano, se sequen cuanto antes y no tener que esperar a que sea el poco sol de los días invernales se encargue de hacerlo.

Son muchos quienes restringen el uso de la secadora porque es un gasto de energía extra, a continuación, desde Lavado de Textiles, queremos ofreceros unos sencillos consejos para que encender la secadora no suponga un desbarajuste en vuestra economía doméstica.

Una secadora eficiente

Desde hace años los electrodomésticos poseen una etiqueta que informa de su eficiencia energética y que nos permite saber el consumo de energía que necesita dicho aparato. Elegir una secadora u otra puede suponer una diferencia de 3kWh, lo que se traduce en un ahorro de unos 468 kWh al año que independientemente de la tarifa de luz que utilicemos supone un ahorro importante.

Lavar la ropa correctamente

Utiliza la función de centrifugado de tu lavadora para conseguir que las prendas estén lo menos empapadas posible antes de introducirlas en la secadora. Un pequeño detalle que te permitirá un ahorro de tiempo posterior en la secadora.

Apuesta por lo ECO

La ecología está a la orden del día, incluso desde nuestro hogar y con las tareas más cotidianas podemos contribuir a la sostenibilidad del planeta. Hay secadoras que presentan la opción ECO, que permite un ahorro directo de energía. Si no tienen esta opción, puede que encuentres la opción “seco para planchar” que deja la ropa un poquito húmeda para que el planchado sea más fácil…, y, de paso, ahorramos en la factura de la luz.

Buen mantenimiento

Mantener en buen estado la secadora no solo ayudará a que nos dure más tiempo si no a que sea más efectiva, para ello, entre otras cosas es importante limpiar el filtro antipelusas cada 5 o 6 usos. Además, también se debe limpiar el condensador cada 10 o 15 usos. Algunos fabricantes han facilitado dicha tarea incluyendo sistemas de autolimpieza.

Además de estos consejos sobre ahorro energético y secadoras nos gustaría daros algunos sobre las prendas que metáis en ellas.

Oor ejemplo, en primer lugar comprobad en la etiqueta de la ropa si admite secado en secadora; no carguéis la secadora con demasiada ropa o no habrá manera de quitarle las arrugas; tampoco la mantengáis dentro de la secadora en un ciclo largo cuando la ropa ya está seca porque se estropeará; si es posible cargad la secadora separando entre prendas más ligeras y las más pesadas puesto que estas últimas pueden hacer que las otras se arruguen más de la cuenta y que incluso se estropeen.

Esperamos que alguno de estos consejos os sean útiles ahora que encendemos mucho más la secadora.

En Lavado de Textiles somos especialistas en lavandería industrial para empresas y sabemos lo importante que es el ahorro energético tanto para una empresa como para la economía del hogar.