Consejos para lavar la ropa blanca en la lavadora

Para muchas personas la ropa blanca supone un gran problema debido a la gran facilidad que tienen estas prendas de perder su color real, ya sea por el lavado o por el paso del tiempo. Para que las prendas de color blanco conserven su blanco original y se mantengan impecables es muy importante seguir una serie de recomendaciones a la hora de lavarlas.

A continuación, le damos una serie de consejos previos al lavado y para durante el lavado de cómo lavar la ropa blanca:

-          El primer consejo parece lógico, pero muchas personas siguen sin llevarlo a cabo o lo llevan a cabo a la mitad y por tanto siguen teniendo problemas. Este consejo es el de separar la ropa de forma correcta. Los colores pasteles y los grises no son blanco, por tanto, en la colada de ropa blanca, debe ir exclusivamente ropa blanca.

-          No laves las toallas con las sábanas nunca, ya que las pelusas de las toallas pueden pegarse a las sábanas y una vez pase esto, son muy difíciles de eliminar, y, además, molestas a la hora de dormir sobre esas sábanas.

-          Antes de poner el lavado, localiza las manchas más difíciles de eliminar y trata de quitarlas lo antes posible, puesto que hay numerosas manchas que con un simple lavado no desaparecen.

-          Evita el uso de lejía en los lavados. Con este producto, la ropa con el tiempo se vuelve amarillenta. Utilícela solo en las manchas más difíciles. Evita también el uso de blanqueadores de ropa químicos, al igual que con la lejía, con el paso del tiempo la ropa se vuelve amarillenta y pierde su blanco original.

-          Fíjese en las etiquetas de las prendas antes de poner un lavado, hay prendas que necesitan una temperatura o proceso de lavado diferente a otras debido al material con el que esté fabricada cada una. Es por eso que no aconsejamos sobre lavadora con agua fría o caliente, puesto que depende de cada tipo de prenda.

-          Tiende la ropa lo antes posible para evitar que coja olores debido a la humedad.

-          Para secar la ropa lo más aconsejable es tenderla al aire libre, y si es posible al sol, así las prendas no se volverán amarillentas y las manchas más difíciles desaparecerán con mayor seguridad.

 

Lavar la ropa blanca por tipo de prendas:

Ropa delicada

En este tipo de prendas se incluyen las blusas finas, las camisas y la ropa interior. Normalmente, las prendas más delicadas es aconsejable lavarlas con agua fría, pero revise las etiquetas de las prendas. La ropa interior es posible lavarla a mano.

Ropa blanca regular

Dentro de este grupo de prendas podemos incluir aquellas que son de algodón y tencel. Seleccione un programa de lavado para prendas delicadas y suaves. Para las prendas de algodón puede utilizar temperaturas altas y para las prendas sintéticas temperatura media o baja.

Toallas y calcetines

Reúne todas las toallas y calcetines para realizar un mismo lavado. La temperatura del agua en estos casos puede ser caliente, pero como en el resto de lavados, compruebe la etiqueta de las prendas. Seleccione un programa de lavado normal en su lavadora.

Tras estos consejos, vemos cómo lavar la ropa blanca supone un esfuerzo para identificar cada tipo de prenda, y es por eso que, en Lavados Textiles, ofrecemos un servicio de lavandería con la mayor calidad posible, asegurando en todo momento que la ropa de color blanco vuelva al cliente de forma intacta y con su blanco original.