Cómo lavar mejor la ropa

Lavar la ropa

Cuando queremos lavar la ropa, a veces, por las prisas, simplemente la metemos toda de golpe y el resultado de limpieza no es el esperado, eso sin hablar de la posible mezcla de colores que se produce si alguna de las prendas destiñe.

Pues bien, desde Lavado de Textiles queremos ofreceros unos consejos muy sencillos para que vuestras prendas salgan en perfectas condiciones una vez hayáis puesto la lavadora en marcha.

En Lavado de Textiles damos servicio de lavandería a empresas de restauración, hoteles, clínicas, etc. y el empeño que ponemos desde que recogemos las prendas hasta que las entregamos es que siempre estén en perfectas condiciones: limpias, higienizadas y con un aspecto inmejorable. Aunque nuestro trabajo es el de lavandería industrial, los consejos que os vamos a dar son para aplicarlos en el lavado doméstico y los resultados queremos que sean los mismos que nosotros conseguimos para nuestros clientes.

Clasificar la ropa para lavar

Para conseguir una buena limpieza de las prendas que vamos a lavar lo primero que debemos hacer es clasificarlas, pero la pregunta es, ¿en función de qué la clasificamos?.

Como decíamos al principio uno de los mayores riesgos a la hora de lavar la ropa es que incluyamos alguna prenda que destiña y nos estropee todas las demás prendas, así, que la primera clasificación que deberíamos hacer es la de separar la ropa que vayamos a lavar por colores.

Esta división suele hacerse normalmente en dos grupos: las prendas de colores blancos y tonos claros que se podrán lavar con detergentes con efecto blanqueador y las prendas más oscuras o negras que se lavarán con detergentes para ropa de color.

Por regla general, las prendas de colores claros se pueden lavar entre 40 y 60 grados y las de color entre 0 y 20 grados.

Un consejo importante es que no metáis una prenda de color nueva sin lavar con anterioridad por si destiñe. Podéis ponerla a remojo a lavarla a mano la primera vez para aseguraros de que no manchará el resto de las prendas.

Otra clasificación que deberíamos hacer es en función de la suciedad de las prendas. Está claro que un uniforme de trabajo no requiere el mismo lavado que una prenda que lavamos libre de manchas. Aquellas prendas que están muy manchadas o con materiales como grasa, por ejemplo, deben dejarse a remojo en agua caliente y con detergente quitamanchas para ablandar la suciedad y que el posterior lavado en la lavadora sea más eficiente.

Por último, otra clasificación es dependiendo del tipo de prenda que sea y del ciclo de lavado que precise. Para un buen lavado es conveniente atender a las instrucciones de las etiquetas que llevan las prendas y lavar a la vez aquellas que necesiten un ciclo concreto, por ejemplo, prendas delicadas.

Además de la clasificación de la ropa existen otros trucos que os ayudarán a tener la ropa más cuidada después de lavarla como: comprobar que no hay nada en los bolsillos que pueda estropear las prendas o atascar la lavadora, las prendas que tengan cremallera es mejor que las lavéis con ella cerrada, no carguéis demasiado la lavadora porque dificultará el buen lavado de las prendas, si quieres conservar mejor el color de los pantalones puedes lavarlos del revés.

En Lavado de Textiles somos profesionales del lavado industrial, si necesitas una empresa que recoja, lave, desinfecte y planche las prendas de tu negocio no dudes en contactar con nuestro servicio de lavandería, estaremos encantados de atenderte.