Cómo lavar las prendas de verano

lavar bañador

El verano es la época en la que, por el calor, usamos ropa más específica pensada para la ocasión. Prendas de lino, bañadores, toallas, camisetas y gorras pasan a primera línea de batalla en nuestro armario y también en nuestra lavadora. Y como es obvio, cada prenda requiere un tratamiento específico a la hora de ser lavada. Unas veces por desconocimiento, otras por comodidad, mantenemos las mismas costumbres que el resto del año cuando de poner una lavadora se trata. Sirva como ejemplo el lino. Capaz de absorber hasta un 20% de agua antes de mostrarse húmedo, suele ser sobreexpuesto al líquido provocando que se estropee.

PRINCIPALES ENEMIGOS: EL CLORO, LA SAL, LA CREMA SOLAR Y EL SOL

Los principales enemigos de nuestras prendas de verano son el cloro, la sal y el sol. Estos tres elementos infligen un desgaste especial en la ropa. Bañadores, toallas y gorras o sombreros pasan muchas horas expuestas a casi todos ellos, ya sea en la playa, en la piscina o dando un paseo.
El primer error que se suele cometer es retorcer estas prendas para lavarlas o secarlas. Esto afecta a su elasticidad por lo que es mejor no hacerlo. Entre los trajes de baño que más se estropean durante el verano están aquellos que tienen seda elástica o antelina, así como los que contienen abalorios o bordados. Tampoco es recomendable su secado en secadora, ya que los colores y otras propiedades se pueden ver afectados. Por lo tanto, lo ideal es dejarlas secar al aire y estiradas.
Hay que tener en cuenta que el cuidado de la ropa comienza en el momento del lavado y el secado. Es fundamental lavar a mano nuestras prendas de baño y demás, enjuagarlas en agua dulce y templada y aplicar una pequeña cantidad de jabón neutro para eliminar manchas y restos de cloro o sal. Especial atención se debe prestar a los bañadores y prendas completamente blancas que tenderán a amarillear si no se escurre y se quita el jabón o restos de crema solar. Por otro lado, en cuanto al secado se refiere, realizarlo siempre al aire, sin usar secadora, y, a poder ser, en zonas de sombra. Por supuesto, evitar retorcer las prendas en ambos procesos. Ni durante el lavado ni en el secado para escurrirlas. Se deformarán y perderán elasticidad.

PASOS A SEGUIR PARA LAVAR LA ROPA DE BAÑO

En resumidas cuentas, éstos son los pasos básicos y recomendaciones a seguir a la hora de lavar las prendas de verano:
1. Enjuagar la ropa con agua dulce y templada para eliminar la sal o el cloro.
2. No es necesario usar jabón, pero, si lo haces porque hay manchas de crema solar u otras, que sea neutro.
3. No retorcer la ropa mientras se lava si se hace a mano.
4. Si se lava en lavadora, proteger de posibles enganchones la ropa de lino o prendas con abalorios.
5. Evitar la secadora y el suavizante.
6. Secar siempre al aire y a la sombra.
7. Nunca centrifugar ni retorcer para escurrir un bañador.
8. No utilizar bolsas de plástico para guardar bañadores o bikinis.

Desde Lavado de Textiles, esperamos que estos consejos os sirvan de utilidad y que, de esta manera, el cambio de ropa se produzca por gustos, modas o apetencias y no por el desgaste de las prendas a causa de un mal proceso de lavado y secado. Además, aprovechamos para ponernos a vuestra disposición en caso de cualquier duda o consulta.