¿Cómo recuperar el blanco de la ropa?

Por regla general, todos odiamos comprar nuestra bonita ropa blanca y que por un motivo u otro se convierta en un color amarillento. Tu ropa ya no luce con la misma intensidad de blanco y ha perdido su luz. Termina ya con esa relación amor-odio con tu ropa blanca. Nosotros te vamos a ayudar y descubriremos unos cuantos trucos para que dejes de preocuparte.

6 soluciones para blanquear tu ropa

1. Acostarte en tu cama, sentir la suavidad de tus sábanas y su color blanco intacto a simple vista, puede llamarse placer. Para conseguir que eso siga siendo así por el resto de los días, debes introducirlas en un barreño lleno de leche agria y dejarlas reposar como mínimo 2 horas. A continuación, bastará con lavarlas en la lavadora como de costumbre. Verás lo suave y blancas que quedarán.

2. El limón llega con su magia. Para blanquear nuestra ropa, lo que podemos hacer es llenar una olla de agua e introducir 2 limones cortados en rodajas y llevamos a ebullición. Durante 2 horas, dejamos reposar la ropa y después procedemos a lavarla como de costumbre y ¡hocus pocus!

3. Tenemos otra solución que también conlleva utilizar limón. Necesitaremos:

- 250 ml de agua oxigenada (1 taza)
- El zumo de limón
- 500 ml de agua (2 tazas)

En un recipiente, vertimos las tazas de agua y le agregamos el agua oxigenada y el zumo de limón. Después ponemos a remojo la ropa un par de horas y las lavamos de modo normal.

4. Un remedio bastante efectivo es el bicarbonato. Primero que todo, debemos asegurarnos de introducir en la lavadora únicamente las prendas que queremos blanquear. Después de introducir la ropa, le añadimos al detergente una cuchara de bicarbonato. No utilizar suavizante. Si no funciona, debemos repetir el proceso. Puede ser que tus prendas estén bastante coloridas u oscuras.

5. El Sol no está sólo para ponernos morenos, si secamos las prendas al Sol, podremos recuperar su blanco, ya que éste tiene un efecto blanqueador.

6. ¿Qué podemos hacer cuándo una prenda blanca queda teñida?

- Si la prenda admite uso de lejía, podemos sumergirla en 1 litro de agua con 3 cucharadas de lejía y después lavarla a 60ºC.

- Si no podemos usar lejía, pero sí podemos lavarla a altas temperaturas, debemos llenar de agua una olla y añadir una bola de papel de aluminio. Ponemos la olla al fuego unos 8 minutos e introducimos la prenda. Apagamos el fuego y la dejamos a remojo hasta que se enfríe el agua.


Esperamos que todos estos trucos para la ropa sean de gran ayuda y devuelvas el blanco deseado a todas tus prendas. En Lavado de Textiles, somos especialistas en ello y si necesitas una lavandería industrial, sólo tienes que contactarnos y pedir tu presupuesto sin compromiso.