Cómo lavar la ropa de bebé

Cuidar ropa bebé

A todos nos gusta la ropita de bebé, tan pequeña, tan suave, tan bonita…y para que se conserve el mayor tiempo así lo mejor es que llevemos ciertos cuidados en el momento de lavarla.

Hemos comenzado diciendo que vamos a contaros algunos consejos para que cuidéis las prendas de los más pequeños de la casa y con ellos no solo obtendréis un beneficio en la ropa si no también estaréis cuidando la piel tan delicada de vuestro bebé.

Al nacer, la piel del bebé no posee aún una barrera protectora eficaz contra los agentes externos y es por eso que el contacto con ciertas sustancias pueda causarle alergias o irritaciones. Es por ello que debemos seleccionar muy bien el tipo de tejido que le vamos a poner y cómo lo vamos a lavar para que no queden restos de detergente que puedan provocarles molestias en la piel.

Consejos para el cuidado de la ropa de bebé

Tanto las prendas que tu hijo vaya a llevar y la que vayas a utilizar en sus accesorios como carricoche, cuna, etc., es conveniente que la lavéis antes de estrenarla. De este modo eliminaremos restos de suciedad o polvo que tenga la prenda mientras estaba expuesta para su venta.

Si vas a lavarla en la lavadora no la mezcles con la de los demás miembros de la familia. Pon una lavadora exclusiva para su ropita.

Si, por el contrario, optas por el lavado a mano, cosa que te recomendamos, aclara muy bien la ropa para asegurarte que no se quedan restos de detergente en ella.

Vigila el detergente que utilizas y opta por aquel que sea específico para prendas de bebé. Existen en el mercado tanto detergentes como suavizantes con propiedades hipoalergénicas que te ayudarán a cuidar la piel de tu bebé.

Antes de lavarla infórmate de las recomendaciones del fabricante que encontrarás en la etiqueta. Si quieres saber todo lo que significan los símbolos que puedes encontrar en una prenda, no te pierdas el artículo Entender las etiquetas para el lavado de ropa.

Si tu bebé ha decidido que la ropa está mejor llena de manchas y lamparones lo mejor es que no tardes en quitársela y tratar dichas manchas si no quieres dar por perdida la prenda (la de ropa claro, porque “la prenda” de tu bebé será tuya para siempre 😉). En este caso lo mejor es que la pongas a remojo en agua templada y jabón y la dejes al menos 20 minutos en ella para después, con paciencia, frotarla. Te aconsejamos que lo hagas con la ropa del revés y con movimientos circulares.

Lo mejor es que dejes secar su ropa de forma natural porque la secadora además de dañarla puede encogerla.

Por último os recomendamos que en la medida de lo posible utilicéis tejidos naturales como pueden ser las prendas de algodón que son transpirables, ayudan a mantener la temperatura corporal y no son muy difíciles de lavar.