La mejor manera de lavar un edredón de plumas

Consejos para lavar tu nórdico de plumas

Los nórdicos de plumas no deben lavarse muy a menudo. Siempre y cuando se utilicen junto a una funda nórdica que los proteja de manchas, sudores y residuos varios, este tipo de edredón de plumas no debería lavarse más de una vez al año. De hecho. lavarlo a menudo puede ser contraproducente.

Un buen momento para hacerlo puede ser cuando comienza la temporada de días cálidos y vayamos a guardarlo hasta que regresen los meses fríos. En Lavado de Textiles nos preocupamos por y por tu nórdico, asi que te traemos la mejor manera de lavarlo, secarlo y mantenerlo.

 

Cómo lavar tu edredón de plumas

A la hora de meterlo en la lavadora debemos comprobar que queda espacio suficiente en el tambor para que este se mueva con cierta libertad.

Puede que nuestra máquina no sea lo bastante grande para poder lavarlo, en cuyo caso se recomienda llevarlo a una lavandería pública, que cuenta con lavadoras de mayor capacidad, o a una tintorería si además deseamos ahorrar tiempo y obtener un resultado profesional.

Si decidimos hacer la guerra por nuestra cuenta y lavarlo en casa lo primero que debemos hacer es mirar con atención la etiqueta. Este tipo de tejidos no debe lavarse a temperaturas superiores a los 50ºC, por lo que, ante la duda lo mejor será elegir el programa frío.

A la hora de elegir el detergente hay que tener cuidado. Siempre deben utilizarse productos especiales para ropa delicada y nunca suavizantes o productos que incluyan lejía o abrillantador que podrían debilitar el tejido.

Si la prenda aparece grisácea y arrugada después del lavado no debemos preocuparnos, un buen secado devolverá su apariencia mullida habitual.

Cómo secar el edredón

Para secarlo podemos hacerlo de manera manual o en una secadora. En caso de hacerlo de manera manual, se recomienda que al hacerlo al aire libe no se prolongue mucho el proceso y que este no esté en contacto directo con el sol.

En el caso de la secadora se debe prestar atención en la temperatura o el secado acabará en desastre. Un consejo sería introducir dos o tres pelotas de tenis junto al edredón, esto puede ayudar a redistribuir las plumas en su interior y evitar que se apelmace.

Consejos para guardarlo

Es muy importante que, tras su lavado y secado, nos aseguremos de que la prenda quede completamente seca antes de guardarla (o incluso para volverla a colocar en la cama) para evitar la proliferación de bacterias u otros microorganismos que aprovechan ambientes húmedos.

Como hemos mencionado al principio, es recomendable el uso de una funda nórdica para mantenerlo limpio y evitar las filtraciones de polvo. Otro buen consejo es sacudirlo con frecuencia para oxigenar su interior.

Cuando lo vayamos a guardar en el armario deberemos meterlo en su funda original o, en caso de no disponer de ella, en una de algodón para prevenir que las plumas entren en contacto con el polvo.

Siguiendo todos estos consejos obtendríamos un lavado óptimo de nuestro nórdico e incluso cómo mantenerlo en el mejor estado para su próximo uso. No te olvides que Lavado de Textiles cuenta con una amplia variedad de servicios que se adaptan a las necesidades de los clientes para que tengan sus textiles limpios y listos dentro de los plazos que se estimen. Si no te quieres arriesgar con tu edredón déjalo en nuestras manos y te garantizamos el lavado y secado perfecto de este.

¡cuenta con nosotros!